Todos los comienzos de año suelen ser espacios de nuestra vida donde abundan los propósitos, las ganas de emprender nuevas actividades y de alguna manera también plantearnos cambios en nuestras vidas. Ir de donde estamos a otro sitio.

“Quiero llegar a algún sitio distinto  en mi vida, una situación diferente de la que estoy ahora”

“Quiero que las cosas sean más fiables, más claras, más fáciles, más simples de lo que son ahora”

Muchas veces me he hecho estas reflexiones y se quedaban en el aire, esperando alguna inspiración que me diera una respuesta, un “tienes que hacer esto y llegarás”, la verdad, nunca me apareció ninguna voz dándome una solución, pero sí preguntas que me hicieron reflexionar.

¿Dónde está ese algún otro sitio que quisiera estar? ¿Cómo lo  reconoceré? ¿Querré permanecer allí una vez llegue? ¿Qué me hace pensar que estaré mejor en ese otro sitio?

¿Qué tendría que tener ese otro sitio para que estuviera mejor?

Cualquier situación de posible cambio es una oportunidad para encontrar nuestra fuerza. Mantenernos en la situación actual sin movernos por no saber qué hacer o cómo hacerlo, solamente alimenta nuestra duda, baja nuestra energía y alimentamos la desgana, a ésta le sumamos la queja y hacemos de ella nuestra conversación mayoritaria del día, semana, mes…  entrando en un bucle de cansancio que nos mantiene en  “Quisiera estar en otra situación”  “Quisiera otro trabajo” “Estar en un lugar diferente en  mi vida” y a continuación vienen los “pero  es que…, pero como…, pero…” y seguimos con el bucle.

Entonces ¿cuál es la fórmula  para “encontrar nuestra fuerza” y salir del bucle?. Si las preguntas anteriores nos han inspirado en algo ya tenemos una pista. 

Solo hay un lado, una situación, un lugar en el que verdaderamente estamos y este está en el “momento presente” es lo que hay, el aquí y ahora, con todos sus desafíos y oportunidades.

Si tomamos esto como cierto, para encontrar nuestra fuerza solo podemos hacer algo distinto, diferente a nuestro comportamiento del bucle y para ello pregúntate  ¿Qué es lo que harías de forma diferente si ya estuvieras en esa situación o lugar donde quisieras estar? 

A continuación,  empieza a actuar de esta manera ahora mismo donde quiera que te encuentres o la situación en la que estés. ¿Cuesta?  Sí, claro… ¿mejor estar en el bucle? Nuestra fortaleza empieza a aparecer  en la medida que la ejercitamos y para ello hay que salir a la pista, sentados  y a la sombra pocas veces podremos desarrollar nuevas capacidades.

Pongamos ahora algunos ejemplos prácticos que confirman está propuesta:

Imagínate a los 3 años, contento, bien alimentado, con tus juguetes, confortable y conversando con tus otros amigos en la guardería  “Jo como me gustaría poder andar y correr, podría ir a muchos sitios, de habitación en habitación, coger esto, coger aquello, llegar a los caramelos, ir detrás de mama”  pero, pero, pero…. Que difícil que es, papa no me deja, a la profe no le gusta que me levante, mama me dice que cuidado que me puedo caer y eso duele, además la abuela ve que todo está sucio y que no puedo ir por cualquier lado, además hay los perros y otros animales…ufff, mejor nos quedamos gateando y eso que me gustaría que….

Bueno, hoy todos estamos andando, una vez fuimos capaces de desarrollar fortalezas y conseguir todo lo que tenemos, eso sí,  lo hicimos en ese momento, en el “momento presente” de los tres años,  no esperamos a tener los 35 para ello.

 

El primer paso para ir a algo diferente es ahora, nunca será mañana, tú dices en que ahora quieres empezar.

 

Llorenç

www.experienciainprogress.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies